Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Departamento de Lingüística

La enseñanza del español desde la Chile para el mundo

Actualmente son sesenta estudiantes de veinte nacionalidades distintas, provenientes de los 5 continentes

Actualmente son sesenta estudiantes de veinte nacionalidades distintas, provenientes de los 5 continentes

Profesores y profesoras  de Chile, Bolivia, Brasil, Rusia y Japón asistieron al curso de metodología que se dictó durante enero.

Profesores y profesoras de Chile, Bolivia, Brasil, Rusia y Japón asistieron al curso de metodología que se dictó durante enero.

El espacio de enseñanza lo es también de interacción e integración.

El espacio de enseñanza lo es también de interacción e integración.

Anthony ya está generando actividades artísitcas y Johannes está interesado en estudiar la postdictadura chilena

Anthony ya está generando actividades artísitcas y Johannes está interesado en estudiar la postdictadura chilena

Brigitte conocía algunas palabras, pero Ramy tuvo que aprender todo. Hoy ambos se manejan perfectamente durante la entrevista.

Brigitte conocía algunas palabras, pero Ramy tuvo que aprender todo. Hoy ambos se manejan perfectamente durante la entrevista.

Ana vino desde la provincia de Shenzhen, China. Pasó de querer quedarse unos meses a optar por más cursos de español durante el segundo semestre.

Ana vino desde la provincia de Shenzhen, China. Pasó de querer quedarse unos meses a optar por más cursos de español durante el segundo semestre.

Los más de veinte años dedicados a la enseñanza de español en la Universidad de Chile van de la mano con la creciente importancia que el idioma ha adquirido para la comunidad internacional. Actualmente son sesenta estudiantes de veinte nacionalidades distintas, provenientes de los 5 continentes, quienes participan de los cursos de español que imparte la Facultad de Filosofía y Humanidades, a través del Departamento de Lingüística.

Cada año son más quienes se interesan, desde distintos lugares del mundo, en aprender el idioma español, buscando desarrollar relaciones sociales, académicas, profesionales o laborales en espacios hispanohablantes.  Es en este contexto que la Universidad de Chile posibilita que tanto estudiantes extranjeros como residentes y personas que están de paso por el país vivan una inmersión lingüística en compañía de profesionales de nuestra casa de estudios.

El español es el pilar fundamental de nuestra identidad cultural. Es por ello que la enseñanza de la lengua juega un papel central en dar a conocer y fortalecer su riqueza. Asimismo, el espacio de enseñanza lo es también de interacción e integración, un lugar en el cual estudiantes y profesores estrechan vínculos y comparten distintas experiencias culturales.

La cantidad de estudiantes y profesionales de Estados Unidos, Brasil, Europa, África, Oceanía y Asia que deciden, necesitan aprender o perfeccionar su español se incrementa cada semestre. Iniciativas estatales como la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) han aportado a estos encuentros educativos, posibilitando, por ejemplo, que estudiantes de postgrado provenientes de África realicen cursos de español en la Universidad de Chile.

La heterogeneidad de los estudiantes requiere realzar los elementos culturales que propicien el conocimiento mutuo entre los hablantes y aseguren una comunicación efectiva. En este sentido, la rica diversidad cultural e idiomática ha impulsado el desarrollo de programas que se ajustan a los diferentes objetivos, variedades lingüísticas y socioculturales de las y los estudiantes.

Aprender español en (la) Chile

Los cursos semestrales entregan herramientas para pasar de la comunicación en español en contextos simples a otros más complejos y exigentes como académicos y profesionales. De este modo se diseñaron los niveles post elemental, intermedio, post intermedio y avanzado, los que se completan luego de las evaluaciones de diagnóstico.

Ramy Hussein es egipcio y su esposa es chilena. Es odontólogo y busca mejorar sus habilidades en español en  la Universidad de Chile para validar su título. Junto a  Briggitte Tommasini, francesa que hasta hace muy poco vivía en el archipiélago Nueva Caledonia, en medio del Océano Pacífico, son parte del nivel post elemental.  

Briggittevino a Chile acompañando a su esposo quien trabaja en lo que será el futuro aeropuerto de Santiago. Cuenta que le encantan las clases en la universidad y  que necesita aprender y hablar para desenvolverse en su vida diaria. Ella conocía algunas palabras, pero Ramy ha avanzado desde cero, considerando lo diferente que es del árabe. Con tareas comunicativas y gramáticas ambos han logrado avanzar prácticamente desde cero hasta poder dar una entrevista sin mayores dificultades.

Ana Chen es de la provincia de Shenzhen, China, y también cursa el nivel post elemental. A pesar de la distancia, dice que la Universidad de Chile es muy famosa en todo el mundo y que Chile es considerando un país seguro para vivir. Es comerciante y si bien su plan era quedarse un tiempo, cerca de un año, prentende tomar más cursos de español. El idioma lo conocía poco y lo consideraba muy difícil. A pesar de estar frente a su profesora, puede decir frente a ella -con toda soltura y en un correcto español- que sus clases son muy buenas.

Anthony McInneny es parte del curso intermedio. Es australiano y vive con su pareja chilena luego de 30 años en Melbourne. El cambio de hogar hizo que necesitara estudiar para poder trabajar como profesor de arte. Dicta un taller para estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile y acaba de ganar un concurso para exponer en el Museo Benjamín Vicuña Mackenna. Su propuesta sobre el río Mapocho y el imaginario colectivo de los santiaguinos “Orillas, puentes y torrentes” obtuvo el primer lugar.   

Johannes Bünz es alemán, estudiante de intercambio y está tomando ramos en el Departamento de Ciencias Históricas. Cuenta que el español es un extra que obtuvo al venir. “Chile me interesa como cientista político e historiador porque aún está en transición después de la dictadura. El proceso social no ha concluido. Me interesa la conexión y la comparación con otros países del Cono Sur”. Johannes cuenta que encuentra similitudes entre los estudiantes actuales y los de la época de sus padres en las universidades en Alemania durante los años 60 y 70. “Tenemos asambleas, manifestaciones, toda la auto organización de los estudiantes y también el pensamiento crítico, cuestionando a la generación anterior. Esto es muy similar y me interesa”.   

Español para profesores

El Diplomado en Metodologías para la Enseñanza de Español como Lengua y Lengua Extranjera para profesores del Caribe Anglófono, es otra de las grandes iniciativas de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo que se ha desarrollado, sus últimas versiones, en la Univesidad de Chile. Profesoras y profesores del Departamento de Lingüística han recibido a docentes de Jamaica, Barbados, Trinidad y Tobago, Belice, Surinam, Santa Lucía, San Vicente, Antigua y Barbuda, Bermudas y Bahamas, entre otros paises de habla inglesa del Caribe.

Esta iniciativa se ha propuesto revitalizar el conocimiento de estas profesoras y profesores y entregarles nuevas herramientas didácticas y metodológicas para su quehacer pedagógico. La académica Claudia Flores, coordinadora del diplomado, señala que “la experiencia ha sido muy enriquecedora, ya que los profesores se mantienen en contacto con nosotros y nos cuentan sus experiencias al incorporar las herramientas y conocimientos aprendidos a sus propias salas de clases”.

A toda esta experiencia formativa se suma el curso para profesores en Metodología para la Enseñanza de Español como Segunda Lengua y Lengua Extranjera que el Departamento de Lingüística imparte desde hace 7 años.

El curso surgió de la constante demanda de los profesionales quienes necesitan instancias académicas para adquirir y actualizar conocimientos lingüísticos y herramientas metodológicas. Claudia Flores explica que “durante el curso se revisan contenidos propios de la metodología y de la lingüística aplicada a la enseñanza de español, además de entregar herramientas y recursos para que las y los profesores puedan enseñar español de manera más efectiva a extranjerosde diversos orígenes y en diferentes ámbitos. De este modo, la universidad también se hace cargo, en parte, de la formación de los profesores del área y contribuye al desarrollo de la disciplina en nuestro país”.

En enero pasado fueron dos semanas intensivas que congregaron a profesores de Chile, Brasil, Argentina, Bolivia y Japón.

Es el caso de Ilse Ticona, profesora de español e inglés que vino desde La Paz, Bolivia. Allí hace clases de español a trabajadores de organismos internacionales, embajadas, voluntarios de ONGs y personas con estadías de dos a tres años. Ilse se certificó para enseñar en Argentina y después realizó un curso en el Instituto Cervantes. Cuenta que la razón que la ha llevado a salir de su país para formarse es que en Bolivia no existen instancias académicas para hacerlo.

En su tercera vez estudiando en nuestro país, destaca el prestigio de la Universidad de Chile a nivel latinoamericano. “Hacer un curso en esta  univerisdad ha sido muy importante, una meta a alcanzar y un privilegio”, señala. “Creo que lo más valioso que se puede encontrar son las experiencias. Es en las experiencias donde encuentras el conocimiento. Muy aparte de que el material que nos han dado es buenísimo, es diverso y te llena de conocimiento, la experiencia al escuchar qué se puede hacer en ciertas circunstancias es algo que no vas a encontrar en un libro. Creo que es lo que más te enriquece y más te llena. Escuchar lo que piensan otras personas en base a su experiencia no tiene precio”.

Cristiane Braga Passos es graduada en Letras y trabaja en la ciudad de Pelotas, Rio Grande do Sul, Brasil. Primero se graduó en inglés-portugués porque antes no existía la posibilidad de español en su ciudad. Dice que siempre estuvo enamorada de la lengua española porque cuando niña vivió en España por un postgrado de sus padres. Con el Mercosur la demanda por aprender español creció y comenzaron a buscarla para dar clases de este idioma.

Cada año busca hacer una actualización en algun país hispanohablante porque al enseñar en Brasil, país rodeado por diferentes países hablantes de español, le parece muy importante hacer una inmersión para ponerse en contacto con la lengua. Vino a Chile porque siempre estuvo interesada en la cultura chilena y el curso justo se dio durante sus vacaciones, así que todo encajó.

En Brasil hace clases en distintas comunidades de enseñanza del español. Trabaja en un centro de idiomas hace casi 20 años, es profesora de la Universidad Federal de Pelotas, se dedica a la enseñanza a distancia y también trabaja en la preparatoria para la admisión de estudiantes de tercer año de secundaria en la Facultad.

Jorge Ulloa es chileno y vive en Tokio. Es profesor de inglés, pero cuando enseñaba en el Instituto Kanda le ofrecieron hacer un taller de español en un liceo de niñas en la prefectura de Kanagawa. “Fui a la entrevista y me gustó la propuesta del colegio. Es uno de los pocos lugares en Japón donde se enseña español a nivel de educación media o preparatoria”, cuenta.

Jorge explica que enseñar su propio idioma conlleva una carga cultural muy distinta. Estuvo dos años en eso hasta que viajó por una temporada a Chile, donde aprovechó de realizar un magíster para volver e instalarse ya en el área de la enseñanza del español. Su postgrado es en lingüística con mención en inglés, por lo que este curso de metodología en español lo ayudará a hacer la transferencia de los conocimientos de la enseñanza del inglés a una del español. “Hay un aspecto muy importante que uno tiene que agregar cuando enseña español, que es el tema de la cultura. Qué español voy a enseñar, cómo, sacarse ideologías lingüísticas que uno tiene sobre el lenguaje -tales como que los chilenos hablamos mal-, tratar de encontrar un balance y equilibrio. Eso es muy importante porque en mi caso debo ser un embajador cultural”, explica Jorge.

Sobre el curso dictado en la Chile destaca que “el grupo es muy mixto y en ese sentido he aprendido muchísimo de ellos porque tienen experiencias muy distintas a la mía, lo cual me ayuda a prepararme para lo que pueda suceder después. Tengo la ventaja de enseñarle a un grupo relativamente homogéneo, pero acá los profesores trabajan con grupos de distintas nacionalidades, que es la realidad de las personas que enseñan español. De eso he aprendido muchísimo. He entendido desde una perspectiva lingüística, social y personal a quienes vienen a aprender español”.

Es un hecho que el número de migrantes no hablantes de español en Chile ha crecido y por consiguiente es imprescindible comenzar a discutir políticas de enseñanza en colegios y también a formar profesores y profesoras para colegios chilenos con aptitudes para afrontar la creciente matrícula de niñas y niños no hablantes de español. Es una necesidad y la Universidad de Chile tiene la responsabilidad de aportar con su experiencia.

Por Cristian Vergara

Miércoles 1 de junio de 2016

Compartir:
http://uchile.cl/f122155
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: