El silencio es el fiel compañero de la impunidad

Dirección de Género y Diversidad Sexual.
Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina.

Frente a lo ocurrido compartimos la angustia y el enojo que ha surgido en muchas y muches de nosotres frente a las atrocidades infringidas a Antonia Barra y hoy a su familia, y al reconocer esta historia como una muestra más de la injusticia y vulnerabilidad a la que somos expuestas y expuestes a diario al intentar (sobre)vivir en una sociedad y en una cultura radicalmente sexista y patriarcal. En consecuencia declaramos lo siguiente:

Rechazamos tajantemente la determinación del juez de Garantía de la ciudad de Temuco, Federico Gutiérrez, que otorga a Martín Pradenas, con 5 denuncias distintas de violación, una denuncia informal de pedofilia, y responsable del suicidio feminicida de Antonia Barra, la sola y menor medida cautelar de arresto domiciliario total por lo que dura la investigación. Ésta nos parece insuficiente e insatisfactoria debido a la gravedad del caso, ya que, a pesar de no presentar un riesgo para Antonia, los patrones de conducta del imputado denotan un potencial riesgo para muchas otras. Cabe destacar que, en el contexto de crisis sanitaria actual, corresponde nada más y nada menos que a una cuarentena que estamos todos, todas y todes acatando. La implicancia de esta resolución es que los depredadores sexuales no corresponden un peligro suficiente para la sociedad, lo que nos habla nuevamente de la importancia de incorporar la perspectiva crítica de género a todas las decisiones políticas y todo proceso judicial.

Rechazamos los dichos del juez y de los abogados defensores del imputado cuyo contenido expresan un grado intolerable de sexismo, e incluso misoginia. Nos parece inaceptable que en situaciones así de delicadas se sigan replicando estereotipos de género que naturalizan la subordinación, justifican la violencia y minimizan la gravedad de los hechos; todo esto mientras reproducen e incrementan el odio a la diversidad.

Criticamos y objetamos el modelo cultural, social y discursivo en el que nos encontramos inmersos como sociedad, y, en particular hoy, el sistema judicial (y policial) que señalan, culpabilizan, violentan y exponen a las mujeres y disidencias a este tipo de casos de violencia sexual y a todo tipo de violencias y sumisiones. Nos resulta inaceptable la falta de empatía que se ha visto desde diversos grupos, y la falta de resoluciones y cambios simbólicos y materiales en la construcción del sistema judicial que respalden y defiendan los derechos humanos de forma equitativa y concreta.

Exigimos el inicio del proceso de transformación de nuestro sistema judicial, de sus leyes racistas, clasistas y misóginas. Exigimos la eliminación de todas las prácticas institucionalizadas de violencia y abuso de poder sobre quienes hemos sido históricamente precarizadas/es/os por su supremacía y autoritarismo económico, político y cultural.

Exigimos la aprobación inmediata del proyecto de Ley "Sin Consentimiento es violación" propuesto por las Diputadas de la República Karol Cariola, Camila Vallejo y que fue aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados y espera seguir con su trámite legislativo. Nos parece inaceptable que en el código penal actual se estipule la “falta de resistencia” como un consentimiento. Es importante recordar la definición dada por ONU Mujeres que plantea que el consentimiento es y debe ser siempre enérgico, informado, específico y reversible. No podemos seguir expuestas y expuestes a la posibilidad de que un violador se defienda aludiendo a la ‘falta de resistencia’, sobre todo considerando que el acto de agresión y violencia puede ser ejercida sobre alguien que no está en pleno uso de sus facultades (incluso en ocasiones involuntariamente) o que amenazada, teme por su vida.

Este tipo de situaciones no pueden pasar desapercibidas ni obliteradas en nuestro país ni en nuestra comunidad universitaria, pues bien sabemos que la violencia de género tiene múltiples manifestaciones, algunas de las cuales suceden en este espacio. Creemos fuertemente que guardar silencio es ser cómplices de la impunidad, lo que no estamos dispuestas a hacer. Estamos comprometidas a seguir trabajando para lograr espacios seguros para todas, todes y todos tanto dentro como fuera de nuestra Facultad. Queremos dejar regustro de nuestro posicionamiento y convicciones puesto que ellos nos permiten expresar a nuestra comunidad que nadie está sola/sole/solo y que entre todes nos cuidamos.



DiGenDiFil, Dirección de Género y Diversidades Sexuales
CEGECAL, Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina
Colectiva de Estudios Feministas
Facultad de Filosofía y Humanidades
UNIVERSIDAD DE CHILE

Últimas noticias

Compartir:
http://uchile.cl/f165541
Copiar