Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Departamento de Filosofía

Declaración pública de profesoras y profesores del Departamento de Filosofía

Los hechos acontecidos el pasado fin de semana en Curacautín, Ercilla, Traiguén y Victoria, en la región de la Araucanía, no nos dejan indiferentes. Las acciones de brutal violencia contra miembros de la comunidad mapuche, deja al descubierto, lamentablemente, un profundo sesgo racista que aqueja nuestro país. Como comunidad de ciudadanos y personas que cultivamos una disciplina del ámbito de las Humanidades, estimamos que: 

  • Al igual que la pobreza, el racismo no es connatural a las personas. El racismo, se construye históricamente desde el proceso de conquista en adelante, estableciendo una jerarquización de los pueblos y sus habitantes en función del color de su piel. Esta estructura fundamental del colonialismo se ha proyectado con distintas intensidades y en distintos momentos de nuestra historia chilena y latinoamericana, bajo el despliegue expansivo de un cierto ideal civilizador.
  • Como comunidad, invitamos a desnaturalizar el racismo y darle la profundidad histórica y reflexiva que amerita. Los intereses económicos del actual modelo continúan a su manera un proceso de colonización territorial, de despojo de tierras, de violación y desconocimiento de una cosmovisión ancestral y sagrada de la que somos herederos, contraviniendo sistemáticamente los convenios internacionales que protegen la cultura y los derechos de los pueblos indígenas.
  • Las acciones de violencia racista movilizadas por prácticas de discriminación aprendidas y susceptibles de ser manipuladas políticamente, ponen en riesgo los derechos fundamentales no solo de los pueblos minorizados, sino de la sociedad en su conjunto. Por ello, creemos que es necesario generar las condiciones para que las demandas históricas del pueblo Mapuche y de los pueblos originarios presentes en Chile, puedan canalizarse de manera democrática y con representación asegurada en los debates constituyentes.
  • El racismo, al igual que otras formas de discriminación como el sexismo o el clasismo, esconde, sin esforzarse demasiado, una visión que es opuesta al ideal democrático que debe animar la convivencia en Chile. La igualdad no puede ser letra muerta en la ley. Si el compromiso democrático es genuino, no puede amparar acciones y mecanismos antidemocráticos que nieguen la igualdad y la libertad de todos, prefiriendo la de algunos. El racismo y la xenofobia no son los únicos enemigos de la democracia. Conocemos otras muchas maneras de evitar sus principios. Pero estos modos de la desigualdad atacan directamente a la común humanidad de todos nosotros, reflotando ideas de superioridad que niegan la posibilidad de un diálogo genuino como base de toda construcción social.
  • Las Humanidades están llamadas a pensar y aportar desde sus propios saberes al debate nacional, más ahora cuando se ha abierto la pregunta por el país que queremos, contribuyendo a dar espesor reflexivo a la discusión constitucional, a generar espacios de confrontación de ideas y debate que ayuden a ensanchar el umbral de comprensión de una situación compleja que nos aqueja como sociedad chilena.

Jueves 6 de agosto de 2020

Compartir:
http://uchile.cl/f165985
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: