Reconocimiento:

Profesora María Isabel Flisfisch se incorpora a la Academia Chilena de la Lengua

María Isabel Flisfisch

La instancia, presidida por el director de la Academia Chilena de la Lengua, el profesor Guillermo Soto Vergara, contó con una presentación a cargo de Miguel Castillo Didier, académico y director del Centro de Estudios Griegos, Bizantinos y Neohelénicos de la Universidad de Chile. En su intervención, destacó la trayectoria de la profesora María Isabel Flisfisch como estudiosa del griego y el latín, lenguas en las que florecieron las culturas bases del humanismo y las humanidades, así como la amplitud de su mente y personalidad.

“La traducción, que es la llave de la transmisión de la cultura, va siempre acompañada de la investigación sobre el autor, la obra traducida, su entorno cultural, sus distintas ediciones y la tradición del texto, en el caso de los clásicos. Desde su tesis de licenciatura, María Isabel se entregó a esa tarea”, expresó el profesor Castillo Didier. “Con alegría, esta institución recibe a María Isabel Flisfisch en la seguridad plena de que su sabio aporte será una contribución muy valiosa a las tareas de la Academia Chilena de la Lengua”, enfatizó en su bienvenida a la nueva integrante.

Quomodo et quare huc veni?

Un camino académico e intelectual marcado por su formación en el Departamento de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Sus primeros trabajos en el Instituto Pedagógico, su especialización en Michigan, el fatídico año 1981 de la disección de la Universidad, el campus de La Reina y la recomposición de la Universidad, y la vuelta a la democracia a inicios de los años noventa forjaron su carácter y las alianzas con académicas y académicos, estudiantes, discípulos, colaboradores y acompañantes en su pasión por las lenguas y la traducción de textos clásicos e inéditos al español.

Su amistad con Humberto Giannini, María Eugenia Góngora, Eugenio Chahuán, Lucía Invernizzi, Francisco Conejera, Paz Vidaurrázaga, Luis Vaisman, Constanza Martínez, entre muchas y muchos otros, repercutieron en destacados trabajos, proyectos de investigación, fondos para la publicación de libros, traducciones, ediciones bilingües y ediciones anotadas sobre Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, Baruch Spinoza, Roberto Grosseteste, Hildegard von Bingen y recientemente Averroes.

En mis 44 años como docente de lenguas clásicas, sobre todo de latín en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, he visto pasar una gran cantidad de estudiantes. Muchos de ellos hoy son profesores en colegios y universidades, colegas en la Facultad de Filosofía y Humanidades, en los Departamentos de Literatura y Filosofía, principalmente. Y es que, además de las clases formales de la lengua y su gramática, he desarrollado seminarios de traducción, cuyos temas van del latín clásico a versiones modernas de esta lengua, incluso del siglo XX, y sobre varias disciplinas, no solamente textos literarios o filosóficos, también de historia, epístolas, opúscula varia, etc. He creado grupos de estudios con estudiantes tan raros, que me pedían traducir a Cicerón, con toda su ampulosidad y corrección, y otros que solo querían la picardía de Catulo, o estudiar las Elegías de Ovidio”.

A su trabajo intelectual, se suma la recordada y potente gestión y gobierno de la Facultad de Filosofía y Humanidades como decana, vicedecana, directora académica y académica del Departamento de Filosofía, así como su paso por el Senado Universitario.

Pienso que la lengua que enseño va a la par de la lengua que hablo; que el latín y el castellano se alimentan el uno del otro. He tratado siempre de ser una buena profesora de latín y darles a entender a mis estudiantes, con claridad, lo que les enseño; y creo, a su vez, que si soy capaz de expresarme sin ambigüedades es gracias a la virtud del latín de ser una lengua “exacta” en la función y en la forma. Nunca he sentido que el latín, así como el griego, haya perdido vigencia. Mis estudiantes recordarán, entre otras frases que me caracterizan, lo de que “el latín es una lengua muerta que goza de excelente salud”.

Al finalizar la sesión, el director de la corporación, Guillermo Soto Vergara, expresó su sentido parecer, señalando que “es una honda alegría, en lo personal, porque es una académica que he conocido durante muchos años y por quien siento una gran admiración”.

Últimas noticias

Principal clasificación de universidades del mundo

U.de Chile cumple 20 años como N°1 del país en el ARWU

Edición 2022 de este prestigioso ranking posicionó a la Universidad de Chile como la única institución de educación superior del país dentro de las 500 mejores del mundo, listado en el que además compartió el quinto lugar de Latinoamérica junto a otras cuatro universidades públicas brasileñas. Estos resultados se suman a la clasificación por disciplinas entregada por esta medición el pasado mes de julio, donde la U. de Chile fue la número uno a nivel nacional en 15 áreas del conocimiento y destacó entre los mejores planteles del planeta en 19 áreas.

Compartir:
https://uchile.cl/f188837
Copiar